Dracena

Tamaño Medio    25 €

Tamaño Grande  35 €

La drácena es una planta originaria del África tropical y ha demostrado ser una de las plantas que mejor se adapta al crecimiento en interior. Es una planta de follaje fino; según la variedad, las hojas están matizadas en distintos colores. Según va creciendo, pierde las hojas inferiores dejando desnudo un fino tallo que suele arquearse creando efectos muy decorativos. Su fácil cultivo, colorido, finura del follaje y porte hacen de esta drácena una planta realmente decorativa y perfecta como adorno de interior.

 

La drácena soporta prácticamente todas las condiciones de luz; crece por igual cerca de una ventana con mucha luz o en los rincones menos iluminados de nuestros hogares.

 

El secreto de esta planta reside en no regarla excesivamente, ya que no necesita mucha agua. Si tenemos la tierra siempre húmeda, la planta acumula excesiva agua en sus raíces, estas se ahogan y acaban pudriéndose; a consecuencia, la planta empieza a perder hojas y el tronco puede pudrirse.

 

La drácena no soporta las temperaturas bajas. Por debajo de los 14 ºC la planta sufre; su desarrollo óptimo lo tiene con temperaturas altas, entre los 22 y los 26 ºC.